El contenido de Hierro en el agua se da en tres formas: Hierro Ferroso (Hierro de agua clara), Hidróxido Férrico (Hierro de agua roja) y Hierro Orgánico, y cada una de estas for­mas puede darse independientemente o en combinación con las otras:
  • El Hierro Ferroso es invisible y corres­ponde al Bicarbonato Ferroso. El agua es inicialmente cristalina, pero se vuelve turbia en contacto con el aire que oxida el Hierro y lo convierte en Hidróxido Férrico. El Hidróxido Férrico es visible, de ahí el nombre de Hierro de agua roja.
  • El Hierro Orgánico es una combina­ción  de   Hierro y vegetación  descompuesta, en su mayoría Taninos o   Ligninos, que propor­cionan al agua un ligero color oscuro. Algunas  bacterias  utilizan  el  Hierro  como fuente de energía y lo oxidan, cambiando su estado ferroso por el de férrico, y se depositan for­mando una gelatina pegajosa.
  • El excesivo contenido de Hierro produ­ce un desagradable sabor metálico en todo tipo de bebida, dándoles un color gris o ne­gro bastante molesto. Produce manchas rojas en el WC, los sanitarios, la vajilla y la colada. Tales problemas ocurren con tan sólo 0.3 ppm de Hierro en cada una de sus formas, y de las mismas depende el tratamiento específico.
 
Tratamiento convencional de los tres ti­pos de hierro:
  • El Hierro Ferroso se puede eliminar con un descalcificador. Descalcificadores de gran tamaño pueden hacerlo hasta 10 ppm de Hierro. El Hidróxido Férrico se eliminará con a filtración.
  • Para  el  Hierro Orgánico se  utilizará un vertedor de Aniones orgánicos de resina, o la claración seguida de una filtración me­cánica. Los agentes oxidantes tales como el Cloro también eliminarán la bacteria del Hie­rro si está presente.  La cloración y filtración se  recomiendan  cuando  se  detecte   la   pre­sencia de un Sulfuro, o una cantidad excesivade bacterias de Hierro, o problemas de olor y sabor. Un  micronizador y tanque ventilador de aire son  un  buen  complemento en  cual­quier proceso de oxidación.
 
Tratamiento convencional con filtros de Hierro:
  • Los   filtros   de   Hierro   Oxidantes   (fil­tros  de  arena verde)   pueden  eliminar hasta 10 ppm tanto de Hidróxido Férrico como del Ferroso, pero no se deben utilizar con un pH de 6.8 o menor, o cuando retengan una por­ción  de  Sulfuro  que  sobrepase  las 2.0  ppm, o retengan Hierro en cantidad superior a  10ppm.
  • Los filtros coloidales pueden hacerlo hasta 15 ppm tanto de Hidróxido Férrico como Ferroso.  Los filtros coloidales  no funcionarán adecuadamente con las aguas que conten­gan Tanino o Sulfuro.
  • Los filtros catalíticos lo harán hasta 10 ppm tanto de Hidróxido Férrico como Fe­rroso;
  • Los filtros de piedra pómez, lo harán hasta 25 ppm tanto de Hidróxido Férrico como Ferroso.

Tratamiento convencional de la corro­sión ácida del Hierro:
Los límites recomendados del pH para el uso doméstico van desde 7.0 a 10.6. Cuan­to más bajo sea el pH, más corrosiva será el agua que, con un pH por debajo de 7, siempre debería ser tratada para evitar la corrosión del Hierro en las tuberías y maquinarias (las manchas serán verdes o azules). Por otra par­te, una notable presencia de Oxígeno tam­bién la hará más corrosiva. En estos casos, los tratamientos más comunes son los siguientes:
  •  Neutralización de la acidez con un material alcalino.
  •  Protección de la superficie de las tu­berías mediante la utilización de un Polifosfato.

Tratamiento FF:
Protección de las tube­rías y de la maquinaria hidráulica correctora.

Dirección

C/ Maestro Solano, local 9
29620 Torremolinos
Málaga España

E-mail: info@fluidforce.com
Teléfono: (+34) 952 56 43 65
Móvil: (+34) 615 45 28 02