Glosario

Es corrosivo, proviene de la contamina­ción industrial. Produce un sabor horrible.

Tratamiento convencional: Utilizar un intercambiador de Iones, R/O o la destila­ción.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
Los VOC son de origen humano y pue­den suponer un riesgo para la salud. La de­tección de cualquiera de ellos indica un ver­tido químico o algún otro incidente.

Tratamiento convencional: Filtración por Carbón Activo, pero la capacidad de ab­sorción del Carbón variará con cada tipo de VOC. La aireación también puede eliminarlos con el Carbón Activo. La R/O lo hará en un 70 - 80%. El electro diálisis y la ultra filtración también los reducen.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

Elementos Orgánicos Volátiles:mg/l
Tricloroetileno: 0.005
Tetracloroetileno: 0.005
Tetraclorido de Carbonio: 0.005
1,1,1-Tricloroetano: 0.2
1,2-Dicloroetano: 0.005
Clorido de Vinilo: 0.002
Clorido de Metileno: 0.002
Benceno: 0.005
Clorobenzeno: 0.1
Diclorobenzeno: 0.6
Triclorobenzeno: 0.07
1,1-Dicloroetileno: 0.007
Trans-1,2-Dicloroetileno: 0.1
cis-1,2-Dicloroetileno: 0.07
Organismos infecciosos con un tamaño que oscila entre los 10 a los 25 nanómetros, dependen totalmente de las células vivas y carecen de un metabolismo independiente.

Tratamiento convencional: El mejor es la oxidación/desinfección; sin embargo, la in­troducción de Cloro con una retención de 30 minutos, seguida de una filtración por Carbón Activo es el tratamiento que más se usa. El Ozono o el Yodo son agentes oxidantes. La esterilización ultravioleta o la destilación son también muy eficaces.
Es un radionucleón natural y, como to­dos los radionucleones, es perjudicial para la salud.

Tratamiento convencional: Utilizar un intercambiador de Aniones o Cationes. La R/ O lo reducirá entre un 95 a un 98%, como la ultra filtración. También se puede utilizar el Aluminio Activo.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
Indica la existencia de materiales en suspensión en el agua, insolubles como la arena, arcilla, sedimentos o el Hierro. Se ma­nifiesta en la mayoría de las aguas superficia­les pero, normalmente, no existe en las aguas subterráneas, excepto en algunos pozos y en los arroyos después de fuertes lluvias. La tur­bidez dificulta el tratamiento con luz ultravio­leta o la cloración. Puede producir manchas en el fregadero y sanitarios, así como la co­loración de tejidos. Se puede medir en ppm o micras.

Tratamiento convencional: Se puede re­ducir a 75 micras con un separador ciclónico; finalmente, a 20 micras con un filtro estándar lavable, ó a 10 micras con un filtro multime­dia. La ultra filtración también la reduce, o se elimina mediante la R/O o la destilación.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
Los THM (Trialometanos) se producen cuando el Cloro reacciona con los compues­tos orgánicos residuales. Los cuatro THM más comunes son el Metano de Tricloro (Clorofor­mo), el Dibromoclorometano, el Diclorobro-mometano y el Bromoformo.

Tratamiento convencional: Los Trialo­metanos y otros orgánicos halógenos se pue­den reducir mediante la absorción con un fil­tro de Carbón Activo.
El TOC mide el contenido orgánico del agua, que en un análisis aparecerá como C (Carbono). A continuación, mencionamos otras pruebas no específicas que se utilizan para determinar el contenido orgánico en el agua.
  • BOD - Demanda bioquímica de Oxígeno - ex­presada como O2
  • CCE - Extracto de Carbono-Cloroformo - ex­presada en peso
  • CAE - Extracto de Carbono-Alcohol (realizada por el CCE)
  • COD - Demanda química de Oxígeno - expre­sada en O2
  • Color - Color - referido en unidades APHA IDOD-   Demanda   inmediata   de   Oxígeno   di­suelto - expresada como O2 LOI   -   Pérdida   de   ignición   -   expresada   en peso
  • TO C- Carbono Orgánico Total - expresada en C
El Tetracloruro de Carbono (CCl4) es un elemento químico orgánico volátil (VOC), y se usa principalmente en la fabricación de Clo-rofluorometano, pero también en los fumiga­dores en grano, en los extintores, disolventes, y agentes de limpieza. En el agua potable, su detección indica que un incidente contami­nante ha tenido lugar.

Tratamiento convencional: La R/O lo eliminará del 70 al 80% de los elementos quí­micos orgánicos volátiles, como la ultra filtra­ción, el electro diálisis o un filtro de Carbón Activo.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
En el agua, el gas Sulfuro de Hidrógeno (H2S) desprende un olor a "huevos podridos", muy desagradable para el consumo y en to­dos los procesos industriales. Muy corrosivo para las tuberías y maquinarias, incluso en bajas concentraciones.

Tratamiento convencional: Ver epígra­fe Olor.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

El Sulfato (SO4) se encuentra en casi to­das las aguas naturales, pero la mayoría tiene su origen en la oxidación de los minerales de Sulfuro y los desechos industriales. Las bacte­rias que lo atacan producen gas de Sulfuro de Hidrógeno (H2S). El Sulfato causa mal sa-bor y tiene efectos laxantes si se combina con el Calcio o el Magnesio.

Tratamiento convencional: Utilizar un intercambiador de Iones con una fuerte base, que constituye la segunda mitad de un desio-nizador de dos columnas. La R/O lo reducirá en un 97 - 98%. Destilación.
 
Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
Los Iones primarios orgánicos que for­man los sólidos totalmente disueltos (TDS) son el Calcio Ca++, Magnesio Mg++, Sodio Na+, Hie­rro Fe++, Manganeso Mn++, Bicarbonato HCO3, Cloro Cl, Sulfato SO4, Nitrato NO3 y Carbonato CO3. Los TDS están formados principalmente por Carbonatos, Bicarbonatos, Cloruros, Sul­fatos, Fosfatos, Nitratos, Calcio, Magnesio, Sodio, Potasio, Hierro, Manganeso y algunos otros. No se incluyen los gases, los Coloides o los sedimentos. La concentración de TDS se puede medir evaluando la conductividad es­pecífica del agua, y es la suma de los materia­les disueltos. Los altos niveles de TDS pueden afectar las torres de refrigeración, sistemas de calefacción, industrias de la alimentación, bebidas, y electrónicas. La siguiente tabla enumera los TDS procedentes de varias fuen­tes.

Tratamiento convencional: Los TDS se reducen mediante un proceso de de-ioniza­ción, la R/O y el electro diálisis. Por su in­fluencia sobre el Ión de Hidrógeno (H+), el dis­positivo FF es muy útil para el tratamiento de Carbonatos, Bicarbonatos, Calcio y Magnesio y sus derivados, y los Coloides.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
El Sodio (Na) es uno de los componen­tes principales del agua potable, y su canti­dad variará dependiendo de las condiciones del suelo en cada lugar. La alta concentra­ción de Sodio aumenta la corrosión, dando al agua un sabor desagradable, y altera el buen funcionamiento de los intercambiadores de Iones contra la dureza. Cuanto más conte­nido de Sodio tenga el agua, más corrosiva será.

Tratamiento convencional: Se puede eliminar con un intercambiador de Cationes en forma de Hidrógeno en un desionizador. La R/O lo reducirá en un 94 - 98%, como la desti­lación.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
La Sílice (SiO2) es un Óxido del Silicio, presente en la mayoría de los minerales; se encuentra tanto en las aguas superficiales como en las de los pozos. Se considera un Coloide por su forma de reaccionar con los absorbentes.

Tratamiento convencional: Se elimina mediante un intercambiador de Aniones. La R/O lo hará en un 85 - 90%.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
El Selenio (Se) es un derivado de la mi­nería y de la fundición del Cobre. En niveles altos causa una toxicidad aguda.

Tratamiento convencional: Un inter­cambiador iónico puede reducirlo entre un 60 - 95%. La R/O es un método muy eficaz.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
Si el contenido de Cloruros o Sulfatos supera las 1.100 ppm, se notará un sabor des­agradable.

Tratamiento convencional: La R/O es el método más apropiado para resolver este problema.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
El agua puede tener distintos problemas de sabor, generalmente debidos a los sólidos totalmente disueltos (TDS) o a la presencia de elementos como el Hierro, Cobre, Mangane­so, Zinc, Cloruro de Magnesio, Bicarbonato de Magnesio, Fluoruro, y otros compuestos procedentes del crecimiento biológico o de las actividades industriales.

Tratamientos convencionales: Ver epí­grafe Olor.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
El Radón 222 es el radionucleón más peligroso que se puede encontrar en el agua, un Isótopo natural, aunque también puede derivar de fuentes humanas.

Tratamiento convencional: Se elimina fácilmente por aireación o la filtración por Carbón Activo.
En el agua, la radioactividad del Radio se puede dar de forma natural o puede ser producida por la contaminación humana, y su detección es asunto de gran importancia para la salud.

Tratamiento convencional: Utilizar el Sodio mediante un intercambiador de Iones de resina. La R/O lo eliminará entre el 95 -98%.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
El Potasio (K+) es un metal alcalino rela­cionado con el Sodio y raras veces se le ana­liza por separado. Es irrelevante en el agua para uso doméstico e industrial.

Tratamiento convencional: Se puede utilizar un intercambiador de Cationes de re­sina. La R/O y el electro diálisis lo reducen entre un 94 - 97%.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
Antiguamente, el Plomo (Pb+2) se utiliza­ba para soldar las tuberías y nadie sabía que este metal podía ser una verdadera amena­za para la salud. En el agua, su presencia se debe a los desechos metalúrgicos, venenos industriales, la corrosión de la soldadura en las tuberías de Cobre.

Tratamiento convencional: Utilizar un descalcificador o la filtración por Carbón Ac­tivo. La R/O lo hace en un 94 - 98 % como la destilación. Pueden utilizarse capas mixtas de un desionizador.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
La Plata (Ag) puede encontrarse en el agua natural o en la que esté tratada (el Óxi­do de Plata es un desinfectante poco habi­tual). La exposición crónica a la Plata es no­civa para la salud.

Tratamiento convencional: Se puede reducir en un 98% mediante la destilación, hasta un 60% con la filtración de Carbón Ac­tivo, hasta un 90% con un intercambiador de Aniones o Cationes (dependiendo del pH), o hasta un 90% con la R/O.
 
Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
Este tipo de contaminación se debe a los elementos naturales fluyentes en las aguas subterráneas, o por las filtraciones de aceite o gasolina.

Tratamiento convencional:
Los filtros de Car­bón Activo son eficaces en muchos casos; sin embargo, no garantizan los resultados debido a los mucho constituyentes que pueden cau­sar mal sabor u olor.

pH

El pH (escala de 1 a 14) se relaciona con el contenido de Carbonatos, Bicarbona­tos, Dióxido de Carbono y los contaminantes industriales. El término "pH" se usa para medir la acidez o alcalinidad de una solución de­terminada (mide la actividad de los Iones de Hidrógeno).
Ácido [ 0 ] = = = = ==[ 7 ] = = = = = ==[ 14 ]   Alcalino
Normalmente, todas las aguas natura­les tienen un pH comprendido entre el 6.0 y el 8.0. El valor 7.0 se considera pH neutro; los va­lores por debajo de 7.0 son ácidos; los valores por encima de 7.0, alcalinos. El pH disminuye a medida que aumenta el contenido de CO2, y aumenta proporcionalmente a la alcalini­dad del Bicarbonato. El agua que tenga un pH de 3.5 o inferior generalmente contiene minerales ácidos como el Ácido Sulfúrico o Clorhídrico.
 
Tratamiento convencional:
  • El pH au­menta con Hidróxido de Sodio (Sosa Cáus­tica), Carbonato de Sodio (Sosa en polvo), Bicarbonato de Sodio, Hidróxido de Potasio, etc;
  • El pH disminuye con compuestos áci­dos.
Tratamiento FF: Protección de las tube­rías y de la maquinaria hidráulica correctora.
Algunos pesticidas están prohibidos por su toxicidad y efecto ambienta.

Tratamiento convencional: La filtración por Carbón Activo es el método más efectivo. La ultra filtración también los eliminará. La R/ O lo hará en el 97 - 99%.
 
Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
Algas, diatomeas, fungus, hongos, bac­terias, virus, gusanos de 30 micras de tamaño, protozoos, nematodos, etc. Todas sustancias desagradables.

Tratamiento convencional: R/O, luz ul­travioleta y desinfectantes químicos.
En el agua, los malos sabores y olores se deben a los compuestos derivados del cre­cimiento biológico, actividades industriales, tratamientos químicos, o la misma fontanería, pero la causa más común es la vegetación descompuesta. El Cloro puede reaccionar con estos organismos causando malos olo­res; por ejemplo, el sabor salado se produce cuando los Cloruros se encuentran en una proporción de 500 mg/l o más. El olor a "hue­vos podridos" es típico del Sulfuro de Hidró­geno. La presencia de algas verde-azuladas puede dar lugar a un olor herboso, mohoso o especiado. En grandes cantidades, se puede apreciar un olor a podrido, a aguas fecales, a pescado o a medicina.

Existen varios tratamientos convencio­nales:

  • El olor a moho o a humedad se debe a la descomposición de materia orgánica o de bacterias inocuas. Utilizar un filtro lavable de Carbón, pero, en los casos más extremos, será necesaria la cloración del pozo y de la red de tuberías. La R/O es también muy útil en estos casos.
  • El olor a huevos podridos en el agua fría se debe al Sulfuro de Hidrógeno, un gas muy corrosivo que reaccionará con el Hierro para formar un lodo negro de Sulfuro de Hie­rro.  Utilizar una bomba de alimentación quí­mica   para   introducir el   Cloro  en   la   tubería previa  al tanque de  presión  (se  necesitan 3 ppm de Cloro por 1  ppm de Sulfuro de Hidró­geno).  El Cloro provoca la formación de las partículas  de  Sulfuro,  que  pueden  ser filtra­das. Para eliminar las partículas de Sulfuro así como el exceso de Cloro se precisa un filtro de Carbón Activo después del tanque de pre­sión. Si se prefiere un tratamiento que no re­quiera mantenimiento ni productos químicos, un aireador solucionará el problema hasta 5 ppm de Sulfuro de Hidrógeno.
  • El   olor  a   huevos   podridos   sólo   en agua  caliente  es  causado  por las  bacterias reductoras del Sulfato. Dado que el Anión de Magnesio en los calentadores de agua crea una condición favorable para su crecimiento, se debe eliminar dicho Anión, una operación que se realiza  purgando, enjuagando y clo­rando el calentador.  Instalar un alimentador de Polifosfato en la acometida del agua fría dirigida al calentador para protegerlo contra la corrosión.
  • Concluyendo, el Cloro es el oxidante más común pero es sólo parcialmente efec­tivo; el Permanganato de Potasio y el Oxíge­no tampoco tienen una efectividad total. Los oxidantes más potentes para el tratamiento del sabor y olor del agua son el Dióxido de Cloro y el Ozono. El mal olor también se pue­de eliminar mediante la oxidación-reducción o por la absorción del Carbón Activo.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

En el cuerpo humano, se forma por la saliva; en el agua, por la descomposición del Nitrato.

Tratamiento convencional: En el agua, los Nitritos se eliminan de la misma forma que los Nitratos.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
Los Nitratos (NO3) provienen de las rocas ricas de este mineral, o por los fertilizantes u otros residuos orgánicos. Invade las redes de agua potable por el ciclo del Nitrógeno más que por la disolución de minerales, y es uno de los Iones principales en el agua natural. Las altas dosis producen Cianosis en los niños, así que el agua con más de 10-20 ppm de Ni­trato en forma de Nitrógeno no debería utili­zarse para su alimentación, ya que el cuerpo humano lo transforma en Nitrito.

Tratamiento convencional: La R/O lo eliminará en un 92 - 95%, como los Nitritos. También, sirve un descalcificador de resina selectiva de Aniones de Nitrato, al igual que la destilación.
 
Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
El contenido de Níquel (Ni+2) es bastan­te común en el agua.

Tratamiento convencional: En el agua, el Níquel se comporta como el Hierro y se puede eliminar con un intercambiador de Ca­tiones sobre una base fuertemente ácida. La filtración por Carbón Activo puede reducirlo, sin eliminarlo completamente. La R/O lo hará en casi el 100%.
 
Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
El Metano (CH4) es incoloro, inodoro, prácticamente invisible, altamente inflamable y a menudo se encuentra unido a otros gases como el Sulfuro de Hidrógeno. Al detectarse su presencia en el agua es importante airear­la antes de su uso doméstico o industrial, ya que le da un aspecto lechoso bastante des­agradable a pesar de no tener ninguna reper­cusión sobre la salud.

Tratamiento convencional: La aireación o desgasificación es el único tratamiento. Por otra parte, ventilando un pozo, se reducirá sin poder eliminarlo completamente.
En el agua, el contenido de Mercurio es perjudicial para la salud. Se presenta en dos formas:
  • Como una sal inorgánica.
  • Como Mercurio Orgánico  (Mercurio Metilato), un compuesto que se introduce en la cadena alimenticia a través del pescado, y procede de los desechos químicos industria­les de las fábricas o de la lixiviación del Car­bón en polvo.

Tratamiento convencional: La filtración con Carbón Activo es muy eficaz. La R/O eli­minará el 95 - 97 %.
 
Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
El contenido de Magnesio (Mg+2) influ­ye en la dureza total del agua. El Carbonato de Magnesio rara vez es el componente prin­cipal de las incrustaciones; sin embargo, se debe eliminar, como el Carbonato de Calcio, para proteger los sistemas de calefacción.

Tratamiento convencional: Se puede reducir a menos de 1 mg/l con el uso de un descalcificador o de un intercambiador de Cationes en forma de Hidrógeno.
 
Tratamiento FF: Protección de las tube­rías y de la maquinaria hidráulica correctora.
Causa síntomas gastrointestinales gra­ves, incluyendo diarrea, nauseas y vómitos.

Tratamiento convencional: La oxida­ción-desinfección química seguida de la re­tención y filtración. Dado que la legionela es una bacteria, la R/O y ultra filtración son los métodos más recomendados.
 
Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
El contenido de Hierro en el agua se da en tres formas: Hierro Ferroso (Hierro de agua clara), Hidróxido Férrico (Hierro de agua roja) y Hierro Orgánico, y cada una de estas for­mas puede darse independientemente o en combinación con las otras:
  • El Hierro Ferroso es invisible y corres­ponde al Bicarbonato Ferroso. El agua es inicialmente cristalina, pero se vuelve turbia en contacto con el aire que oxida el Hierro y lo convierte en Hidróxido Férrico. El Hidróxido Férrico es visible, de ahí el nombre de Hierro de agua roja.
  • El Hierro Orgánico es una combina­ción  de   Hierro y vegetación  descompuesta, en su mayoría Taninos o   Ligninos, que propor­cionan al agua un ligero color oscuro. Algunas  bacterias  utilizan  el  Hierro  como fuente de energía y lo oxidan, cambiando su estado ferroso por el de férrico, y se depositan for­mando una gelatina pegajosa.
  • El excesivo contenido de Hierro produ­ce un desagradable sabor metálico en todo tipo de bebida, dándoles un color gris o ne­gro bastante molesto. Produce manchas rojas en el WC, los sanitarios, la vajilla y la colada. Tales problemas ocurren con tan sólo 0.3 ppm de Hierro en cada una de sus formas, y de las mismas depende el tratamiento específico.
 
Tratamiento convencional de los tres ti­pos de hierro:
  • El Hierro Ferroso se puede eliminar con un descalcificador. Descalcificadores de gran tamaño pueden hacerlo hasta 10 ppm de Hierro. El Hidróxido Férrico se eliminará con a filtración.
  • Para  el  Hierro Orgánico se  utilizará un vertedor de Aniones orgánicos de resina, o la claración seguida de una filtración me­cánica. Los agentes oxidantes tales como el Cloro también eliminarán la bacteria del Hie­rro si está presente.  La cloración y filtración se  recomiendan  cuando  se  detecte   la   pre­sencia de un Sulfuro, o una cantidad excesivade bacterias de Hierro, o problemas de olor y sabor. Un  micronizador y tanque ventilador de aire son  un  buen  complemento en  cual­quier proceso de oxidación.
 
Tratamiento convencional con filtros de Hierro:
  • Los   filtros   de   Hierro   Oxidantes   (fil­tros  de  arena verde)   pueden  eliminar hasta 10 ppm tanto de Hidróxido Férrico como del Ferroso, pero no se deben utilizar con un pH de 6.8 o menor, o cuando retengan una por­ción  de  Sulfuro  que  sobrepase  las 2.0  ppm, o retengan Hierro en cantidad superior a  10ppm.
  • Los filtros coloidales pueden hacerlo hasta 15 ppm tanto de Hidróxido Férrico como Ferroso.  Los filtros coloidales  no funcionarán adecuadamente con las aguas que conten­gan Tanino o Sulfuro.
  • Los filtros catalíticos lo harán hasta 10 ppm tanto de Hidróxido Férrico como Fe­rroso;
  • Los filtros de piedra pómez, lo harán hasta 25 ppm tanto de Hidróxido Férrico como Ferroso.

Tratamiento convencional de la corro­sión ácida del Hierro:
Los límites recomendados del pH para el uso doméstico van desde 7.0 a 10.6. Cuan­to más bajo sea el pH, más corrosiva será el agua que, con un pH por debajo de 7, siempre debería ser tratada para evitar la corrosión del Hierro en las tuberías y maquinarias (las manchas serán verdes o azules). Por otra par­te, una notable presencia de Oxígeno tam­bién la hará más corrosiva. En estos casos, los tratamientos más comunes son los siguientes:
  •  Neutralización de la acidez con un material alcalino.
  •  Protección de la superficie de las tu­berías mediante la utilización de un Polifosfato.

Tratamiento FF:
Protección de las tube­rías y de la maquinaria hidráulica correctora.
Este protozoo puede provocar Diarrea, Fatiga y Calambres.

Tratamiento convencional: Un filtro lento de arena o un filtro de tierra diatomea pueden eliminarlo hasta el 99 %. La oxidación-desinfección química, ultra filtración, y la R/O son todos ellos métodos muy efectivos. El Ozo­no también sirve si se utiliza como oxidante-desinfectante en lugar del Cloro. El método más económico y más usado es la filtración mecánica. Debido al tamaño del parásito, se puede eliminar fácilmente con un bloque só­lido de Carbono o de cerámica porosa, una membrana o cartuchos de filtro envueltos en una malla.
 
Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
El Fluoruro es un constituyente común de muchos minerales y se encuentra en altas concentraciones en las aguas residuales de las fábricas de cristal y acero, así como en las fundiciones. El Fluoruro Inorgánico, o Fluoru­ro de Sodio, es un producto de desecho del Aluminio y se utiliza en algunos venenos para las ratas. Se suele aportar Fluoruro (F + ) en las rede de agua potable.

Tratamiento convencional: Utilizar un intercambiador de Iones o un filtro de Fosfa­to de Tricalcio. La absorción mediante Fosfa­to de Calcio, el Hidróxido de Magnesio, o el Carbón Activo, también lo reducirán. La R/O eliminará el 93 - 95 %.
 
Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
Es un residuo industrial que, en menos de 1 parte por billón, puede producir un sabor desagradable en las aguas cloradas, debido a la formación de Clorofenoles.
 
Tratamiento convencional: Filtro de Carbón lavable.

El Estroncio (Sr) pertenece a la misma familia del Calcio y del Magnesio, siendo uno de los metales polivalentes que forman parte de la dureza del agua. La concentración de Sulfato de Estroncio es muy nociva para las unidades de R/O ya que obstruye su membra­na.

Tratamiento convencional: Hay varias soluciones:

  • Un  intercambiador de  Cationes  deresina ácida.
  • El uso del   Sodio en los descalcificadores.
  • El uso en forma de Hidrógeno como en la sección de Cationes de un desionizador de dos columnas.
  • La R/O también lo reduce pero, como hemos mencionado anteriormente, el Sulfato de Estroncio obstruye la membrana. El uso de FF es  muy útil  para  proteger las  membranas de la R/O ya que el comportamiento del Es­troncio es similar al de Calcio y Magnesio.

 

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

En el agua potable se han identifica­do más de mil elementos químicos orgánicos sintéticos. La mayoría son inocuos, pero algu­nos suponen un peligro potencial para la sa­lud del consumidor.

Tratamiento convencional: Normalmen­te, se utiliza el Carbón Activo. La R/O los eli­minará en un 98 - 99%. La ultra filtración (UF) y la nanofiltración (NF) también lo harán. Un intercambiador de Aniones de resina retiene los elementos orgánicos, pero necesita lim­piezas periódicas.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
 

El suelo contiene materia orgánica; por tanto, la misma puede fluir por las redes de agua potable. A continuación indicamos una lista de elementos orgánicos (en inglés, para facilitar su localización en Internet):
Endrin,    1,1,2-Trichloroethane, I      Lindane, 2,3,7,8-Tetrachlorodibenzodioxin    (Dioxin), Methoxychlor    Vydate,  Toxaphene,   Sima-zine,   2,4-DPolynuclear    Aromatic    Hydrocar-bons (PAH), 2,4,5-TPPolychlorinated Biphenyls (PCB),   AldicarbPhthalates,   Chlordane,   Atra-zine,  Dalapon, Acrylamide,  Diquat,  Dibromo-chloropropane (DBCP),  Endothall,  1,2-Dichlo-ropropane, Glyphosate, Pentachlorophenol, Carbofuran,    Pichloram,    Alachlor,    Dinoseb, Epichlorohydrin, Ethylene dibromide (EDB), Toluene,  Dibromomethane, Adipates, Xylene, Hexachlorocyclopentadiene.
Los elementos orgánicos provienen de tres fuentes principales:

  • La  ruptura  de  materiales  orgánicos que se dan de forma natural.
  • Los residuos químicos tanto domésti­cos como industriales.
  • Las reacciones químicas que tienen lugar durante el tratamiento de agua.

Tratamiento convencional: Se suele uti­lizar el Carbón Activo, que también elimina los compuestos causantes de malos sabores y olores. La R/O eliminará del 98 al 99% de los elementos orgánicos en el agua. Se ha comprobado que la ultra filtración (UF) y la nanofiltración (NF) también lo eliminan. Los intercambiadores de Aniones de resina retie­nen los elementos orgánicos, pero necesitan limpiezas periódicas.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

 

La presencia del Dióxido de Carbono libre (CO2) es variable en las aguas superfi­ciales, pero en la mayoría de las aguas sub­terráneas no pasa de 50 ppm. El agua pluvial absorbe el Dióxido de Carbono y lo transfor­ma en Ácido Carbónico. El Ácido Carbónico, en contacto con la piedra caliza, absorbe el Calcio transformándolo en Carbonato de Calcio, pero no puede disolver cualquier sus­tancia presente en el suelo; sin embargo, esta es la principal reacción química que causa el agua dura.
El Dióxido de Carbono suele encontrar­se en las aguas que tengan un pH entre 3.6 y 8.4, pero nunca estará presente en el agua con un pH de 8.5 o superior. El agua con un pH de 3.5, o menos, suele arrastrar compues­tos ácidos como el ácido Sulfúrico o Clorhí­drico, así que, si el Ácido Carbónico se man­tiene, invade la red de suministro forma muy agresiva causando la corrosión de tuberías y maquinarias. La disociación del Ácido Carbó­nico da lugar al Hidrógeno (H+) y a la alcalini­dad del Bicarbonato (HCO3); por tanto, el pH disminuirá al rebajarse la concentración del Dióxido de Carbono, o aumentará proporcio-nalmente al contenido de Bicarbonato. El pH no cuantifica la presencia de Dióxido de Car­bono en el agua; no obstante, da una idea aproximada de la relación entre el contenido de Dióxido de Carbono y la Alcalinidad del Bicarbonato.
H2O + CO2 < = = = = > H2CO3 < = = = = > H+ + HCO3
 
Tratamiento convencional: Varios méto­dos pueden combinarse con el dispositivo FF, pues este mismo controla el comportamiento del Ión de Hidrógeno (H+), Carbonatos, Bicar­bonatos y sus derivados, Calcita y Aragonito:
  • El método más efectivo es el uso de una   solución   de   Carbonato   de   Sodio   (Na-2CO3), formándose así Bicarbonato de Sodio que no añade dureza al agua.
  • La aireación; un desionizador de dos columnas.
  • Elevar el pH a 8.5 o más, añadiendo Sosa en polvo o Sosa Cáustica.
  • Un alimentador de Calcita neutraliza el Ácido Carbónico, aumentando un poco la dureza del agua.

Tratamiento FF: Protección de las tube­rías y de la maquinaria hidráulica correctora.

Este parásito protozoito puede causar Diarrea, Calambres, Náuseas y fiebre baja.

Tratamiento convencional: La filtración es el tratamiento más efectivo (Filtros de car­tuchos de 0.5 micras).

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

Casi siempre se debe al material orgá­nico de las plantas en descomposición, o a la presencia de Iones de Hierro o Mangane­so. La coloración de las aguas superficiales es bastante común, al tiempo que es prácti­camente imposible en las aguas de pozo o de manantial. Un tinte amarillo indicará la pre­sencia de Ácidos Húmicos, conocidos como Taninos; un color rojizo indicará la presencia de Hierro precipitado. Las manchas en los sa­nitarios del cuarto de baño o en la colada también se asocian a la presencia de ciertos minerales: por ejemplo, el marrón rojizo indica el Hidróxido Férrico, que se precipitará al ex­ponerse el agua al aire; las de marrón oscuro, o negro, se deben al Manganeso. El exceso de Cobre produce manchas azules.

Tratamiento convencional: Se aconseja el uso de productos químicos, o la retención y la filtración (Carbón Activo). Un tratamien­to a base de Aniones de resina eliminará los Taninos, pero debe ser precedido por el de un descalcificador (Mejor si es de resina de malla fina).
 
Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

El exceso de Cromo no es frecuente en las redes de agua potable, por tanto, cuan­do se produce, deben tomarse muestras para determinar el origen de este tipo de conta­minación (casi siempre industrial). El Cromo Trivalente (Cr+3) es ligeramente soluble en el agua, un elemento dietético esencial para la vida animal. El Cromo Hexavalente (Cr+6) es tóxico.

Tratamiento convencional: El Cromo Trivalente (Cr+3) se puede eliminar con Catio­nes de resina fuertemente ácida, regenerada con Ácido Clorhídrico. El Cromo Hexavalente (Cr+6) requiere un intercambiador de Aniones con una fuerte base, regenerada con Sosa Cáustica (Hidróxido de Sodio NaOH). La R/O reduce ambas formaciones de Cromo hasta un 90 - 97%. O la destilación.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

Es una sustancia gelatinosa formada por partículas no difusas que permanecen suspendidas en un medio líquido. La Sílice es perjudicial en las torres de refrigeración y los sistemas de calefacción; se evapora con al­tas temperaturas adhiriéndose a las aspas de las turbinas.

Tratamiento convencional: Sobre todo, la filtración.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

La presencia de Cobre (Cu+3) en el agua potable se debe al desgaste de las ro­cas; sin embargo, las fuentes principales son las siguientes: a) corrosión de las tuberías de Latón y Cobre; b) el uso de sales de Cobre contra las algas. Altas dosis son dañinas para la salud.

Tratamiento convencional: Se puede reducir con resinas de Cationes de Sodio fuer­temente ácidas (descalcificador). La R/O o el electro diálisis lo eliminará en un 97 - 98 %. La filtración mediante Carbón Activo lo hará por absorción.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

El Cloruro (Cl-1) es uno de los mayores Aniones fluyentes en el agua; casi siempre se combina con el Calcio, el Magnesio o el So­dio, y es muy corrosivo. El Cloruro de Magne­sio puede generar Ácido Clorhídrico cuando se calienta; por otra parte, al aumentar el Cloruro de Sodio, también aumenta el Hierro disuelto en el agua procedente de las tube­rías. El Ion de Cloruro rompe la película que protege los minerales ferrosos contra la corro­sión.

Tratamiento convencional: La R/O eli­minará un 90 - 95% de los Cloruros. El elec­tro diálisis y la destilación son otros procesos también muy válidos. Un intercambiador de Aniones corresponde a la última parte de un desionizador de dos columnas, extremada­mente eficaz en la eliminación de los Cloruros en las aplicaciones industriales.

Tratamiento FF: Protección de las tube­rías y de la maquinaria hidráulica correctora.

El Cloro es un metaloide gaseoso. Pue­de encontrarse en el agua en su estado libre (Cloro libre) o puede formar compuestos. El principal problema del Cloro es el mal sabor y olor que produce en el agua, y la corrosión que puede provocar o su toxicidad hacia las plantas. A pesar de tantos inconvenientes, la aportación de Cloro en las redes de agua potable es un hecho muy importante por su acción contra las bacterias y los elemen­tos químicos orgánicos volátiles (VOC). Es el agente desinfectante más utilizado, un fuerte agente oxidante que reacciona con muchas impurezas, incluso el Amoniaco, las Proteínas, los Aminoácidos, el Hierro y el Manganeso. La cantidad de Cloro necesaria para reaccionar con estas substancias se denomina Demanda de Cloro. El Cloro líquido es Hipocloruro de Sodio; en su forma sólida, Hipoclorito de Cal­cio. Aportando Cloro al agua, se forman una gran variedad de compuestos, algunos inor­gánicos como las Cloraminas (+ Amoniaco en el agua), pero otros pueden ser potencial-mente cancerígenos, como los Tríalometanos (THM), cuyo control supone el uso de otros oxidantes y desinfectantes. No importa con que tipo de Cloro se esté tratando el agua: se formará Hipoclorito, Ácido Hipocloroso y el Cloro Molecular. La reacción disminuye el pH; esto supone un aumento de la corrosión en las tuberías de Acero y Cobre.

Tratamiento convencional: El agua clo­rada puede ser tratada con Dióxido de Sul­furo, Bisulfuro, Azufre, o filtrada con Carbón Activo. Otra forma de librarse del Cloro es la R/O.
 
Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.
El Cianuro (CN-) es muy tóxico y su pre­sencia en el agua mucho se debe a los verti­dos en las operaciones de pulimento de me­tales. Tratamiento convencional: Puede ser reducido por el Cloro, la retención y la filtra­ción. La R/O y el electro diálisis lo harán en un 90 - 95 %.

El Calcio proviene de casi todas las ro­cas formando Carbonato de Calcio CaCO3. En la mayoría de las aguas naturales, los Iones de calcio son principalmente Cationes, y su reducción es necesaria en las tuberías, torres de refrigeración, calefactores, calderas, etc. Se precisa su completa eliminación en el puli­do de metales y operaciones textiles.

Tratamiento convencional: Utilizar un intercambiador de Cationes de Sodio (des­calcificador). El intercambiador de Iones de Hidrógeno es parte de un sistema desioniza-dor, pero es un tratamiento poco común. La R/O eliminará el 95 - 98 %, como el electro diálisis o la ultra filtración. FF controla el com­portamiento de los Carbonatos, Bicarbonatos y sus compuestos, Calcita y Aragonito

Tratamiento FF: Protección de las tube­rías y de la maquinaria hidráulica correctora.

El Cadmio puede contaminar el agua por el deterioro de las tuberías de Plomo, gal­vanizado, desechos industriales o fertilizan­tes.


Tratamiento convencional: Se elimina con un intercambiador de Cationes de Sodio (descalcificador). La R/O eliminará el 95 - 98 %; el electro diálisis también lo hará.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

El Bromo se comporta como un Ion de Bromuro. Se utiliza como desinfectante en las piscinas y en las torres de refrigeración; sin embargo, no se recomienda para el agua po­table. El Bromo es extremadamente reactivo, corrosivo y produce irritación en la piel. Por encima de 0.05 mg/l en el agua dulce, puede indicar la presencia de desechos industriales, pesticidas o biocidas que contienen Bromo.

Tratamiento convencional: La R/O eli­minará el 93 -96 %. El Bromo también puede eliminado con Carbón Activo o el electro diá­lisis.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

El Borato B(OH)4, es un compuesto del Boro, muy abundante en el agua marina. El Borato de Sodio se da en las regiones áridas donde hubo anteriormente mares interiores, pero que se evaporaron hace mucho tiem­po. Con frecuencia, en estas mismas áreas, el Boro se encuentra en las redes de agua dulce en forma de Ácido Bórico no ionizado. La concentración de Ácido Bórico es dañina para los cultivos de cítricos.


Tratamiento convencional: En una solu­ción acuosa, el Boro se comporta como la Sí­lice. Un intercambiador de Aniones o un filtro de Carbón Activo lo eliminan.


Tratamiento FF:
Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

El Benceno es un agente químico orgá­nico volátil (VOC) y se considera canceríge­no. Puede invadir el agua de lagos y ríos por las fugas que se producen en los tanques de carburantes, los residuos de la industria far­macéutica y química, o como vertido de los pesticidas.


Tratamiento convencional: Puede ser eliminado con el Carbón Activo.

El Bario (Ba+2) es un metal alcalino, y sus restos se encuentran en las aguas residuales, en los lodos de las excavaciones de petró­leo y gas, en los residuos de las plantas de energía eléctrica de Carbón, carburantes de aviones y pinturas. Sus compuestos son alta­mente tóxicos.


Tratamiento convencional:
Los inter­cambiadores de Cationes en forma de Sodio son muy efectivos. La R/O y el electro diáli­sis.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

En el agua, se dan de forma natural y no todas son nocivas. Se dividen en dos gru­pos: bacterias no patógenas (no causan en­fermedades, y las más comunes son las adic­tas al Hierro); y las patógenas que sí causan enfermedades.

Tratamiento convencional:
Se puede utilizar la micro filtración, la R/O, la ultra fil­tración, o la oxidación química y la desinfec­ción. La esterilización ultravioleta es muy útil, pero la turbidez, el color y las impurezas orgá­nicas pueden disminuir su eficacia por debajo de los niveles de seguridad. El tratamiento ul­travioleta tampoco proporciona una acción bactericida residual; por tanto, es necesario llevar a cabo una desinfección periódica y completar el tratamiento con 0.2 micras de filtración. Un método muy común y menos dis­cutible es la oxidación química y la desinfec­ción por Ozono. La introducción de Cloro es el método más reconocido para la oxidación química y desinfección. La R/O eliminará el 99 % de las bacterias.

Tratamiento FF: Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

El Arsénico (As) es difícil de disolver. Su presencia en el agua se debe a una gran va­riedad de actividades, principalmente indus­triales. Es altamente tóxico y cancerígeno.


Tratamiento convencional:
En su forma inorgánica, la filtración por Carbón Activo lo reducirá en un 40 - 70%; un intercambiador de Aniones en un 90 - 100%; la R/O en un 90% y la destilación en un 98%. En su forma orgánica, se puede eliminar oxidando el material orgá­nico y la consecuente coagulación.

El gas de Amoniaco (NH3), o Nitrógeno, es un producto natural de la descomposición de los compuestos orgánicos y es muy soluble en el agua; también se debe al uso de fer­tilizantes y a los excrementos animales. Una concentración de 0.1 a 1.0 ppm es normal en la mayoría de las aguas superficiales, pero no se suele encontrar en el agua de pozo (se oxi­da en forma de Nitratos por la acción bacte­riana). Es corrosivo para el Cobre (sistemas de refrigeración y calentadores).


Tratamiento convencional: Se elimina con la cloración, o mediante un intercambia­dor de Cationes de resina (Hidrógeno), que supone la utilización de un ácido regenera­dor. O la gasificación.


Tratamiento FF: Protección de tuberías y de la maquinaria hidráulica correctora.

La solubilidad del Aluminio (Al+3) es tan baja, que rara vez supone un problema para las redes de agua municipales o industriales. La principal fuente de Aluminio en el agua potable viene del uso de Sulfato de Aluminio utilizado como coagulante en las plantas de tratamiento de agua.


Tratamiento convencional: Se puede usar un intercambiador de Cationes en com­binación con Ácido Clorhídrico o Sulfúrico para separarlos de la resina. Este tipo de tra­tamiento es el adecuado para las aplicacio­nes industriales, pero no lo es para el uso do­méstico (salvo combinándolo con un tanque intercambiadorde Cationes). La R/O reducirá el contenido de Aluminio del agua potable en un 98 % y la destilación en un 99 %. El elec­tro diálisis es también muy eficaz.


Tratamiento FF:
Protección de la maqui­naria hidráulica correctora.

Con un pH 5.0 se nota la masiva pre­sencia de CO2 (alcalinidad 0). En un pH de 5.0 a 8.0 hay un equilibrio entre el exceso de CO2 e Iones de Bicarbonato (el Ion de Bicar­bonato, HCO3, es el principal causante de la alcalinidad y rara vez excede los 300 mg/l. Se debe a la disolución provocada por CO2 de los minerales en contacto con el agua).
Es importante reducir la alcalinidad en los calentadores, calderas, intercambiadores de calor, torres de refrigeración, etc.


Tratamiento convencional:
La alcalini­dad debida al Bicarbonato se reduce elimi­nando el CO2 libre mediante la aireación, o bien introduciendo ácido para reducir el pH. Un intercambiador de Aniones de base tam­bién la eliminará. FF controla el comporta­miento de los Carbonatos, Bicarbonatos y sus derivados como la Calcita y el Aragonito.


Tratamiento FF: Protección de tuberías y de maquinaria hidráulica correctora.

Detergentes, fertilizantes, pesticidas y herbicidas.
Tratamiento convencional: Filtros de Carbón o la destilación.

El agua ácida tiene orígenes diversos y sería demasiado laborioso hacer una lista.


Tratamiento convencional: El medio más común para elevar el pH es el uso de Sosa en polvo o Sosa Cáustica (Hidróxido de Sodio Elevando el pH hasta 8.2, se eliminarán los efectos corrosivos del Dióxido de Carbono que pueda estar presente en el agua (gas di­suelto)

  1. Los filtros contra la acidez disuel­ven un aditivo químico, elevando así el pH, pero necesitan frecuentes lavados y la repo­sición anual de varios Kg. de aditivo.
  2. Una bomba aporta al agua un compuesto que se disuelve rápidamente. c) Vertido de una solu­ción química contra la acidez. d) Protección mediante Polifosfato, que aísla los metales del Oxígeno y de otros elementos corrosivos.

Tratamiento FF: Protección de tuberías y de la maquinaria hidráulica correctora.
a) Contaminación de una red pública: Las autoridades competentes determinarán si la causa proviene de un corrimiento de superficie, la estructura agrietada de un pozo, o la proximidad a una fosa séptica, etc.

Tratamiento FF: Protección de tuberías y maquinaria hidráulica.

b) Contaminación de una red privada, y los pasos a dar sucesivamente:
  • - Instalar una bomba para la cloración.
  • - Instalar una válvula de goteo después del clorador y aplicar un kit de testeo para comprobar sucesivamente los niveles de Cloro.
  • - Instalar un filtro de Carbón lavable para eliminar el posible exceso de Cloro.
  • - Es recomendable una unidad de R/O al final del proceso.
Tratamiento FF: Protección del equipo de Cloración y de la maquinaria hidráulica correctora.

Dirección

C/ Maestro Solano, local 9
29620 Torremolinos
Málaga España

E-mail: info@fluidforce.com
Teléfono: (+34) 952 56 43 65
Móvil: (+34) 615 45 28 02