El Producto


 

En el agua para uso sanitario e industrial, sin el tratamiento FF se dan, principalmente, los cristales de Calcita que forman las costras de Cal. En las pruebas de laboratorio, vertiendo una gota de agua no tratada sobre una lámina de vidrio y provocando su evaporación, la observación microscópica revela que los cristales de Calcita germinan en forma de Dendrita que se adhiere al vidrio.

En la práctica, las costras de Cal empiezan a formarse en los puntos donde los primeros cristales de Calcita se adhieren a las paredes de los conductos y maquinarias (germinación), extendiéndose de la misma forma.

 

Con el tratamiento FF, el Carbonato de Calcio se da en forma de cristales de Aragonito, como testifican las pruebas del laboratorio LGAI, acreditado por la CE, (Barcelona, Expediente nr.22015382 del 06/06/2002). Textualmente, se certifica: “Realizados los ensayos citados en el apartado de resultados, se observa que la instalación del Desincrustador Ecológico para Aguas Duras Fluid Force, en una tubería de la red general de suministro de agua potable provoca un cambio en la estructura del Carbonato de Calcio. Antes de colocar el desincrustador, la estructura cristalina del Carbonato de Calcio está mayoritariamente en forma de Calcita y minoritariamente en forma de Aragonito, después de colocarlo únicamente se observa la estructura cristalina del Aragonito”.

Resultados del tratamiento FF:

  1. Se nota un efecto preventivo (formación de cristales de Aragonito, lodos blandos evacuados por el agua corriente).
  2. Se disuelven la Calcita y el Carbonato de Magnesio incrustados con anterioridad al tratamiento, mediante un proceso lento y progresivo.
  3. Los Iones tienen la tendencia a no adherirse a las tuberías y maquinarias, ya que los fenómenos eléctricos provocados por FF permiten al agua aumentar su capacidad de saturación y mantener un mayor número de Iones presentes en la disolución.
  4. FF induce al punto medio el pH y disminuye la tensión superficial del agua.

 

Todas las pruebas se han hecho con diferentes imanes, diferentes polos magnéticos, aguas diferentes fluyendo a diferentes velocidades y temperaturas, evidenciándose que la velocidad del agua a través del campo magnético es el factor principal que genera la energía cinética necesaria, sin la cual el tratamiento magnético no tendría efecto alguno. Se ha demostrado que el agua posee una memoria magnética, que mantiene los efectos del tratamiento durante un mínimo de 2 días aunque el agua no circule (tanques, acumuladores, etc.).

Sales en el agua, incrustación y corrosión.

El agua contiene naturalmente carbonatos de calcio, magnesio (compuestos iónicos) y otras sales, así como microorganismos y elementos varios en solución. Las sales fluyentes en un circuito tienen la tendencia a adherirse a sus paredes debido a las cargas eléctricas de sus moléculas y a las propiedades (germinación) de sus estructuras cristalinas. Bajo determinadas condiciones de temperatura y presión la germinación se incrementa causando el crecimiento de una capa principalmente de Carbonato de Calcio y Magnesio, que provoca graves daños a la red y a la maquinaria, además de causar toda clase de perjuicio económico. En un circuito de agua sin tratamiento FF, las sales incrustadas conllevan al deterioro progresivo e irreversible de las paredes metálicas sobre las cuales se incrustan. Acción comúnmente conocida como corrosión, se trata de una reacción electroquímica (espontánea) destructiva que ataca a la mayoría de los metales utilizados comúnmente en cualquier tipo de instalación hidráulica.

 

La formación de incrustaciones calcáreas ocurre sin el tratamiento FF, y afecta a circuitos y maquinarias de varias formas:

  1. - Disminución del caudal hasta llegar a su parada, debido al crecimiento del espesor de una capa incrustada.
  2. - Pérdida de entre un 40% y un 90% de la efectividad de sistemas de transmisión de calor (destiladores, intercambiadores, torres de refrigeración, condensadores, calderas) debido al aislamiento térmico provocada por las incrustaciones.
  3. - Corrosión irreversible de toda la superficie metálica presente en el circuito afectado por dichas incrustaciones, hasta su deterioro total, precisándose el recambio de tramos completos de tuberías y repuestos de las maquinarias afectadas

    FF contra dos tipos de corrosión:

    1. Corrosión mecánica: El tratamiento FF, al permitir un mayor grado de saturación en el agua, evita o disminuye la corrosión mecánica como deterioro de un material metálico a consecuencia de un ataque químico por su entorno (formación de costras de cal). Influyen el pH, la temperatura del agua y las propiedades de los metales que componen las tuberías y maquinarias.
    2. Corrosión por efecto Evans: producida por un sedimento sobre una superficie metálica, originauna zona anódica justamente debajo del depósito, donde la concentración de oxígeno es muy pequeña en comparación con la periferia. Esto produce una diferencia en las concentraciones de oxígeno que se originan con gran facilidad cuando tienen lugar procesos de incrustación de sales. En este caso se salvan las zonas potencialmente anódicas, ya que las zonas catódicas permanecen siempre inalteradas. En este caso, el tratamiento FF evita o disminuye la corrosión húmeda causada por las costras de cal, un proceso electroquímico que necesita tres condiciones imprescindibles para desarrollarse espontáneamente: ánodo, cátodo y electrolito (solución acuosa eléctricamente conductora).

    Dirección

    C/ Maestro Solano, local 9
    29620 Torremolinos
    Málaga España

    E-mail: info@fluidforce.com
    Teléfono: (+34) 952 56 43 65
    Móvil: (+34) 615 45 28 02